Free marketing tools

Cultiva.me | Cultiva tu marihuana!!    
 

Cosecha y secado

Una vez que haz cultivado marihuana, es importante saber cuándo y cómo cosechar, así como qué se debe hacer con lo cosechado.
Si eres un cultivador de marihuana ansioso o impaciente y sueles recoger los cogollos en forma muy temprana, deberás elegir entre los que se encuentran tanto en el medio de la planta, como en la parte superior. Estos cogollos suelen ser los más maduros. Lo conveniente, es solamente tomar esos y esperar a que los otros maduren en su totalidad. Hacer varias cosechas resulta mucho más rendidor que hacer una sola.
No se deben tocar los cogollos de marihuana que aún se encuentran en la planta, para evitar que el THC se desprenda en tus manos y la futura cosecha resulte de baja calidad. Se recomienda sólo hacer contacto con las hojas para poder observar las flores.
Secado de los Cogollos
A la hora de secar, lo mejor es colgar los cogollos de marihuana boca a abajo en un espacio ventilado. Para un mejor resultado, es conveniente un proceso lento, de 1 a 3 semanas. El secado intenso al sol, no es nada fructífero. Otra opción es dentro de bolsas de papel, en la misma cantidad de tiempo.
Una vez que estén completamente secos los cogollos, se debe guardar herméticamente, en bolsas selladas al vacío. Si se desea conservar por mucho tiempo, la mejor manera es congelándolos. Así, también conservaras todas las propiedades.

Cómo y cuándo cosechar la marihuana

Pistilos blancos y rojos

La calidad de la cosecha de marihuana dependerá del estado de la planta. Una planta sana y fuerte de cannabis, producirá una gran y cuantiosa cosecha rica en cogollos con THC. Pero, también es necesario encontrar el momento apropiado para realizarla. Si te adelantas, obtendrás como resultado pérdida de sabor y de potencia. Mientras, de lo contrario, cosechando demasiado tarde el sabor y el efecto podrían verse afectados.

El mejor momento de la planta comienza a decaer justo después de alcanzar su punto máximo de floración.  El mejor indicio de la maduración de la planta es el enrojecimiento de los pistilos, esos “pelitos” que forman las flores femeninas o cogollos. La cosecha se puede realizar a partir del momento en que, al menos un 30% de los pistilos han enrojecido. Antes de este momento, la planta no se encontrará lista. Cuando la planta presenta pistilos mayoritariamente rojos, significa que la floración ha concluido y entonces, cosechar nuestra marihuana es urgente.

Variando el momento podemos de la recogida podemos variar los efectos del cannabis. Si se desea conseguir un efecto estimulante, se debería realizar la cosecha cuando la planta aún no se encuentra completamente madura. Pero, si lo que buscamos es un efecto narcótico, ha de cosecharse cuando ésta ha alcanzado el punto de madurez.

Pero el enrojecimiento de los pistilos no es la única forma de detectar el punto de madurez de la planta. Para una pista más precisa, es conveniente observar la presencia de resina en ellos. En esta resina se hallan la mayoria de alcaloides de la planta (thc,cbd,cbn,etc….) y también los aceites esenciales donde conviven sabor y olor.

Si observas la resina con una lupa, podrás encontrar pequeñas glándulas en ella. Estas glándulas (tricomas), se muestran deformes y transparentes al principio de la floración.  Sin embargo, durante la maduración se vuelven más redondas y toman un color ámbar. Cuando la mayor parte de la resina es redonda, brillante, pegagosa, y transparente, la planta esta madura. Pero cuando todas los tricomas se encuentran color ámbar, se debe cosechar con urgencia.

La Cosecha III: el Secado

Secado4El secado de marihuana es un proceso importante que hace que el THC cambie de su forma hidratada a su forma más psicoactiva: la seca o THC neutro. Se debe realizar en oscuridad y a una velocidad adecuada ya que, por una parte, la luz ultravioleta degrada el THC cuando el cannabis ya se ha podado y, por la otra, la velocidad no debe ser demasiado rápida para que ciertos componentes de la planta de marijuana (como los pigmentos) se degraden y no queden retenidos. Si el tiempo de secado es demasiado corto, nuestro cannabis no tendrá ese buen sabor… el humo será áspero y además la combustión no será buena.

Una cosecha pequeña se puede secar en Leer más »

La floración en las plantas de marihuana

cogollo de jackflashAl final de su ciclo de crecimiento, las plantas de marihuana comienzan el proceso de floración. El ciclo completo de una planta de cannabis (crecimiento y floración) puede ir del medio año hasta el año completo. Es posible obtener una doble cosecha si realizamos una plantación muy temprana, y la primera floración coincide con una duración adecuada del periodo de luz diario. Para lograr esto debemos planificar cuidadosamente nuestro cultivo. Podemos realizar la plantación en febrero si nuestro clima lo permite, para tener una primera floración en Mayo en el hemisferio norte en exterior. Si se dejan las suficientes ramas en nuestras plantas de marihuana, podemos volver a ver que se invierten y vuelven a una fase de crecimiento pasado alrededor de un mes, para pasar tras un par más de meses a la fase de floración de nuevo.

La marihuana es una planta dioica. Esto quiere decir que produce machos y hembras. Los machos son los que producen el polen que después fecundará a las flores que desarrollan las hembras. Es importante estar atento para eliminar los machos en una fase temprana de crecimiento, si lo que buscamos es una cosecha sin semilla. También es posible que aparezcan plantas hermafroditas, es decir, que presentan flores hembra y flores macho en ramas distintas. Así que debemos siempre observar muy bien nuestra plantación cannábica aunque en un principio todo apunte a que nuestras plantas son hembras de cannabis, por si alguna de ellas presenta en realidad un carácter bisexual.

Las plantas de marihuana que no provienen de variedades autoflorecientes (cruces con variedades rudelaris), se guían por la duración de los días y las noches Leer más »

Cosechar flores de marihuana sin semilla

cogollo con mucho THC de jack flashEl objetivo final de cultivar marihuana es el de obtener cogollos grandes y de calidad. Los cogollos son el resultado del desarrollo de las flores femeninas de la planta de marihuana. Hay que recoger las flores cuando están lo suficientemente maduras. Si la planta de marihuana no ha sido polinizada, podremos obtener una cosecha sin semilla con un alto índice de THC, ya que la planta no ha tenido que gastar energías produciendo semillas de cannabis.

El punto óptimo de maduración de las flores de una planta de marihuana hembra se encuentra pasadas entre seis y doce semanas a partir de que la fase de floración haya empezado, o si es un cultivo de interior, a partir del momento en que cambiemos el fotoperiodo a 12 horas de luz, y 12 de oscuridad. Lo que se busca es el Leer más »

La Cosecha II: manicura

manicuraUna vez hemos cortado la planta debemos preparla para el secado mediante una manicura marihuana. El proceso de manicura conviene hacerlo el mismo día en que cortamos la planta (cuando las hojas empiezan a secarse el proceso es más complicado), manipulando lo mínimo y cuidadosamente nuestra planta de marijuana para que no perdamos resina. Hay que tener en cuenta que al tocar la planta se rebientan los tricomas, esas pequeñas capsulitas donde se encuentra el THC, y que finalmente da lugar una sustancia pegajosa en nuestros dedos. Se recomienda realizar la manicura de la planta de cannabis con unos guantes de goma, siempre que sean ajustados y no sean muy gruesos. Leer más »

La Cosecha I: la poda

rama de marijuana cortadaMuchos os preguntaréis cuándo cosechar marihuana y ya hemos aprendido a detectar este momento (ver entrada Floración). Es en el punto óptimo de floración cuando tenemos que  cosecharLa planta de mariguana se mantiene poco menos de una semana en su nivel óptimo de floración y después de alcanzar este punto de máxima concentración de THC,comenzará el proceso de degradación de THC, que irá disminuyendo la calidad de éste.  Por eso, cuanto más cerca estemos del nivel óptimo de floración en el momento de cortar, mejor calidad de cannabis obtendremos.  A continuación, os comentaremos como cosechar adecuadamente siguiendo unas pautas sencillas previas a la cosecha de marihuana: Leer más »

Floración

Cuando la planta de marihuana empieza la prefloración, momento en el que podemos distinguir el sexo de nuestra planta (y que ya hemos comentado en otras entradas), ésta tiene su madurez sexual y a partir de aquí la planta tiene  de seis a ocho semanas de vida. Haré mención a las plantas de cannabis femeninas ya que son las que cuidaremos con más mimo, pues son las que hemos de cosechar adecuadamente para poder disfrutar de una buena maría.

Las plantas femeninas ideales son aquellas de follaje denso y arbustíferas. La floración comienza por la zona del ápice superior y luego se extiende a la parte baja de la planta y lo hace de las partes externas de la planta hasta el tallo. Las flores tienen dos pistilos juntos en la base, en forma de “V”. Tienen apariencia de pelillos blanquecinos y vellosos (ver entrada acerca de hembras y machos). Su base se situa en el óvulo y éste sobre una vaina verde clara que se llama cáliz. Todo el conjunto de desarrollará rápidamente en cuatro o cinco semanas extendiéndose como cogollos en forma de racimos. Después todo será más lento, lo que no quiere decir que el proceso halla llegado al cúlmen. A partir de aquí hay que esperar a un proceso de crecimiento lento en el cual la marihuana alcanzará su nivel óptimo de floración: los pistilos estarán extendidos por todas las ramas y habrán pasado de su color blanquecino inicial a un marrón rojizo, pasando por el ámbar. Leer más »

Cuando el momento de la cosecha no depende de la planta…

El momento adecuado de la cosecha, es siempre tema de polémica entre los cultivadores de marihuana. Realmente no hay un día específico para cosechar la planta entera, ya que lo normal es que los cogollos de la parte superior alcancen su punto álgido antes que los de las ramas inferiores. Lo habitual es cortar la planta entera, pero también se puede hacer una selección más específica cosechando primero los cogollos que maduren antes, y dejando algunos días más para que los más retrasados terminen su floración. Pero no siempre es la planta la que dicta el momento de su recogida…

En exterior hay veces que el momento no depende de cuando la planta está lista, si no del peligro que supone que se contagie con hongos, que la roben los amigos de lo ajeno (esos ladronzuelos que se aprovechan del esfuerzo de otro), o que la descubra la policía y comprometa al cultivador si se encuentra en un país con leyes restrictivas sobre el cultivo de cannabis. Otro peligro importante es la meteorología de la zona en la época de recolección. Una primera helada en climas fríos, aunque suave, puede afectar negativamente al desarrollo de la planta. En el caso de heladas fuertes, nuestra plantación puede irse directamente al carajo. En este caso lo que obtendremos será una buena cosecha de espinacas o acelgas codidas, porque es el sabor que van a tener esas plantas.

Continuando con este tema, indicar que en los climas húmedos hemos de tener mucho cuidado con los hongos y el moho. Estas enfermedades, que pueden arruinar rápidamente nuestra cosecha, deben hacernos previsores y grandes observadores de nuestro cultivo. Al más mínimo indicio de moho en la planta, hay que cosechar inmediatamente. Las partes afectadas debemos tirarlas directamente a la basura. Fumar hierba que esté afectada por el moho gris puede ser muy perjudicial para nuestra salud. Acordaros de los capítulos del Dr. House, y todas esas enfermedades tan raras… (y de la Dr. Cuddy y de Cameron) 😉

Si vuestro cultivo es un cultivo de guerrilla, y está cerca (¡¡e incluso dentro!!) de los campos de los agricultores, tened controlada la temporada de recolección, y adelantaros en la recogida de vuestras plantas. Tened cuidado también con las temporadas de caza si habéis plantado en la montaña o en lugares cercanos a cotos de caza. Además del peligro que supone que avisen a la policía en los países donde está prohibido el cultivo de marihuana, o que nos roben o se carguen las plantas, ¡¡seguro que no queréis volver con las manos vacías y el culo lleno de perdigones!!

 

hermoso cogollo de cannabis con mucha resina bonita punta de una planta de marihuana con un poderoso cogollo repleto de THC

 

Consejos para el momento de la cosecha. Como cortar la planta

Llegó el momento de cosechar. ¿Cómo cortamos la planta? ¿Qué le quitamos? ¿Cómo la preparamos para el secado? ¿Qué es el manicurado?

En el momento de recoger las plantas hay dos métodos para realizar el cortado de los ejemplares. Dependiendo de lo grande de la planta y del espacio que tengamos para realizar el manicurado, podemos cortarla por la base o podemos cortar las ramas en trozos más pequeños. Estos trozos deben ser cómodos de manejar para poder quitar las hojas más grandes. Estamos hablando de cortar las ramas sin desechar las partes del tallo que no están cubiertas de cogollos, para facilitarnos las tareas de colgado en el lugar del secado. En el caso de que cosechemos la planta entera esta debe tener el tamaño suficiente para poder realizar correctamente la labor de manicura.

El manicurado consiste en quitar de la planta las hojas más grandes, y otras no tan grandes pero que no tengan tricomas (bolitas de resina). Lo más cómodo es realizar esta tarea justo después de cosechar, aunque podemos ahorrarnos trabajo si quitamos un par de días antes las hojas de mayor tamaño de la planta. Hay una práctica que consiste en mantener las hojas en la planta hasta que esta haya pasado el proceso de secado. De esta forma protegemos a los tricomas de posibles roturas y aplastamientos, así como de la luz. Recordad que la luz, una vez cortada la planta, va degragando poco a poco el THC de la resina. Este método se recomienda cuando el lugar donde se van a secar las plantas puede hacer que estas se rocen excesivamente entre sí o puedan ser golpeadas.

El único inconveniente de este método es que la tarea de manicurado se vuelve mucho más incómoda y difícil, al haber perdido las ramas su flexibilidad y estar las hojas mucho más duras y rígidas.

Ambas formas de cosechar son correctas. Una tiene la ventaja de ser más cómoda (y cuando hay mucha cantidad a manicurar, esto es importante), y con la otra logramos una mayor protección de la resina. Aunque lo más importante se elija la que se elija, es tratar siempre a las plantas con sumo cuidado, y evitar tocar en la medida de lo posibles los cogollos y las partes de la planta donde veamos brillar la resina.

 

Marihuana cortada y secada, a punto para ser curada tricomas vistos al microscopio