Free marketing tools

Cultiva.me | Cultiva tu marihuana!!    
 

Marihuana y sinapsis

aerea cannabis

La marihuana afecta al cerebro

Que la marihuana “hace algo en la cabeza” es una realidad indiscutible. La cuestión aquí es saber si es dañina o no, si ayuda en otras áreas, si es cierto que mata las neuronas o si eso es una patraña, un miedo interno, una leyenda urbana diseminada por nuestra población.

Está muy claro que ni detractores de esta práctica ni defensores de la misma ponen en duda esta realidad: Hay cierta relación entre la forma como operará el complejo mental del individuo y el consumo de marihuana. Esa propiedad psicoactiva es la que la hace especial y, en nuestros días, motivo de profunda polémica.

El verbo “afectar” no significa necesariamente dañar sino que vincula dos puntas de un proceso de relación. Veamos un ejemplo: “Las lluvias afectarán la zona norte del país”, puede que la zona norte esté necesitando agua, entonces vemos que la afección es, en este caso, positiva.

De hecho todo lo que hay, aunque no lo estemos consumiendo, afecta nuestra realidad, que es en sí un complejo mental.

Se habla de drogas endógenas (fabricadas en el propio cuerpo) y exógenas (sintetizadas fuera del organismo), es difícil “encontrar” algo que no repercuta en la conciencia si todo está, al parecer en la conciencia y es fruto de esa conciencia observadora. Más difícil se hace todavía determinar qué es una adicción y donde termina un hábito y empieza y una dependencia.

Muchos comportamientos, conscientes e inconscientes, se vuelven adictivos. Por ejemplo una costumbre como la de comprar y vender, pagar y cobrar, etc. se hace un hábito tan arraigado a nuestras formas de vida que, se habla de “cobrar sentimientos”, “pagar una deuda moral”, una sonrisa compradora, etc.”. La realidad es un entretejido donde conceptos y cosas se confunden en un total.

Por eso, es crucial “desintoxicar” la frase “La marihuana afecta al cerebro” del “veneno” inculcado ahí por las mentes prejuiciosas y planas, adictas a su propia ignorancia y reproductoras del ese método erróneo, falacia ampliamente utilizada en la jerga cotidiana que implica un “hace daño a las neuronas”, cuestión que jamás ha sido probada.

Pero la confusión tiene origen en el tratamiento defectuoso del lenguaje y baches significativos en la coherencia de la idea. Otro tema aparte es la comprensión de estas realidades como resultado de los desbordes inherentes al sistema. Es decir que uno puede entender que existan juicios tan pobres aunque no por ello dejan de ser imprudentes.

No hay cosa más fácil e irresponsable que tirar frases al aire inflamadas de un supuesto conocimiento de la cuestión; eso porque provocan una sensación falsa de seguridad que engaña a los que buscan información precisamente porque carecen de ella.

Pera satisfacer la inquietud de los que quieren saber y no actualizar sentencias de la “Santa Inquisición”, ni repetir “a tontas y a locas” lo que se dice sin fundamento alguno, dejé este camino en lo que sería una clase básica y sencilla de cómo el cuerpo absorbe el agente psicoactivo de la marihuana operando en el sistema nervioso central.

Ecos internos

Nuevamente la ciencia y sus descubrimientos reivindican la sabiduría de Platón, de su noción del Mundo de las Ideas donde había estado el alma conociendo la esencia de todas las cosas. Bien dijo el sabio griego que nunca aprendíamos sino que siempre recordábamos lo que ya teníamos dentro. Así, de esta misma manera, comprendemos que no podemos ser sensibles al cannabis sino tenemos un cannabinoide endógeno, elaborado por el propio cuerpo: la anandamida.

La “anandamida” es la sustancia responsable de los momentos placenteros y es un neurotransmisor cuya molécula es muy similar al cannabinoide de la marihuana. Cuando se libera esta sustancia en la sinapsis el entorno se vuelve amigable y los placeres se hacen más intensos. Vemos que la anandamida afecta también al cerebro y al comportamiento y, no estaríamos errados, si decimos que lo placentero y agradable crea cierta añoranza o ganas de volver a sentir esa experiencia linda.

La interacción en el seno de la caverna

Imaginemos la fibra nerviosa en el proceso de transmitir un impulso, un potencial de acción. Se creía que el axón tacaba los extremos nerviosos de la otra neurona pero no alcanza, se queda corto, hay un estrecho espacio “vacío” que interrumpe la continuidad del tejido neuronal. La distancia que lo separa es mínima pero en ese aparente vacío ocurre la liberación de la sustancias denominadas “neurotransmisores”. Es allí donde acontece una forma de campo magnético y señales químicas y biológicas: La sinapsis.

El diálogo del ser y el mundo acontece ahí, en el mismo lugar donde también se cita a la marihuana cuando se la incrementa en la intensa dieta del psiconauta, el que se abisma en el recorrido por los laberínticos mundo del yo profundo.

La marihuana contiene una sustancia llamada delta -9- tetrahidrocannabinol que es capaz de estimular un receptor de unos de estos mensajeros químicos llamado “anandamida”. Esta molécula opera y cumple funciones relacionadas a la memoria, percepción y comprensión de la realidad.

No es verdad que el cannabis destruya las neuronas sino que, el de origen vegetal, cambia la “configuración” de las herramientas psíquicas activando unas funciones más que otras. Debe seguirse investigando en este camino hacia la comprensión del pensamiento mismo.

La imagen se la debemos a Aerial Photography`s photostream

Be Sociable, Share!
 
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...


There are 8 Comments to this article

Bitacoras.com says:
08/21/2010

Información Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: La marihuana afecta al cerebro Que la marihuana “hace algo en la cabeza” es una realidad indiscutible. La cuestión aquí es saber si es dañina o no, si ayuda en otras áreas, si es cierto que mata las neuronas o si eso ……

La marihuana afecta al cerebro. ¿Para bien, o para mal? says:
08/21/2010

[…] La marihuana afecta al cerebro. ¿Para bien, o para mal? cultiva.me/2010/08/21/marihuana-y-sinapsis/  por l3utterfish hace 3 segundos […]

andr says:
08/21/2010

Antes de soltar “verdades como puños” estaría bien, que demostrarais con artículos vuestras afirmaciones, antes de hacer un artículo tan sensacionalista y plagado de mentiras.

“Altered brain tissue composition in heavy marijuana users”
http://www.hawaii.edu/hivandaids/Altered_Brain_Tissue_Composition_in_Heavy_Marijuana_Users.pdf

kcats28 says:
08/21/2010

Ocurre que para las mentes chatas y sin ánimo de aprender cualquier cosa nueva es sensacional o sensacionalista, estimado andr, será que Ud. no sujeta sus propios juicios al acusar de falsedades lo que aparece en este artículo, será que puede debartir conmigo este tema y tendrá la capacidad y nobleza de disculparse cuando empiece a quedar demostrado que no había sensacionalismo ni falsedad en él. Pero lo más probable es que no se atreva a analizarlo, que siga emitiendo ruido, porque no me dió ni una pauta mínima de lógica que me hiciera pensar en revisar el artículo.

Más allá de que la intervención me parece un tanto magra confío en que tendrá algo de más inteligible que decir, algo que la haya dado la “sensación” de saber de lo que está hablando, algo que no sea una primera impresión, la punta del aiceberg, lo inmediato, porque si es así, no le veo futuro a su aprendizaje ni a nuestro diálogo, que por parte suya empezó muy mal, lleno de un resentimiento innecesario y atropellando cualquier experiencia o conocimiento de los que pensamos diferente.

Tal vez un día quiera escuchar las razones de por qué escribimos de esta forma o desde tal perspectiva sobre el cáñamo, y revise los artículos anteriores y los que vendrán.

Agradecemos s valentía y participación en el debate, aunque le pediremos, para la próxima, las razones que le llevaron a tal conclusión.

Saludo cordial.

Daniel

Mi experiencia con el cannabis | Cultiva.me | Cultiva tu marihuana!! says:
08/31/2010

[…] increíble, mágico, un juego con estratos del ayer que parecían irrecuperables. Me apresuré a contarle a mi amigo lo que me estaba ocurriendo y, […]

quake595 says:
09/24/2010

es que nadie entiende que la conciencia es un proceso emergente?? que no se puede y que NUNCA se van a poder desgranar sus secretos?? los constructos mentales (memoria, aprendizaje, etc…), sabemos que salen de un organo físico que es el cerebro pero… como? la suma de los efectos (conciencia) no es igual a la suma de sus causas (neuronas), es mayor!! por lo tanto, a no ser que te puedas convertir en neurotransmisor, sera imposible que consigamos saber como funciona el cerebro y como exactamente emerge la conciencia de él.

bien ahora en este sistema emergente, introduzcamos la marihuana. que ocurre? lo unico que podemos decir es una palabra: placer. TODO LO DEMÁS SERÁN FALACIAS, especulaciones que nunca podrán ser comprobadas cientificamente por la naturaleza de los sistemas emergentes.

Sería como si intentaramos predecir el comportamiento de la bolsa fijandonos solamente en el beneficio que cada empresa produce. entran demasiados factores en juego y esos factores se relacionan de tal modo que es imposible predecir el comportamiento con total exactitud.

que ironía, que de un sistema creado por los humanos, estos no puedan predecir su comportamiento. manda huevos!

bydgoszcz Psychoterapeutka says:
06/09/2015

Hurrah, that’s what I was exploring for, what a stuff!
existing here at this webpage, thanks admin of this web site.

vender netocio says:
12/29/2015

compa, muchas gracias por la infomación, es
verdaderamente útil, y he estado buscando esto, pero no he encontrado nada que respondiese efectivamente a lo que necesitaba leer,
gracias otra vez, saludiños.

Write a Comment