- Cultiva.me | Cultiva tu marihuana!! - http://cultiva.me -

Floración

Cuando la planta de marihuana empieza la prefloración, momento en el que podemos distinguir el sexo de nuestra planta (y que ya hemos comentado en otras entradas [1]), ésta tiene su madurez sexual y a partir de aquí la planta tiene  de seis a ocho semanas de vida. Haré mención a las plantas de cannabis femeninas ya que son las que cuidaremos con más mimo, pues son las que hemos de cosechar adecuadamente para poder disfrutar de una buena maría.

Las plantas femeninas ideales son aquellas de follaje denso y arbustíferas. La floración comienza por la zona del ápice superior y luego se extiende a la parte baja de la planta y lo hace de las partes externas de la planta hasta el tallo. Las flores tienen dos pistilos juntos en la base, en forma de “V”. Tienen apariencia de pelillos blanquecinos y vellosos (ver entrada acerca de hembras y machos [2]). Su base se situa en el óvulo y éste sobre una vaina verde clara que se llama cáliz. Todo el conjunto de desarrollará rápidamente en cuatro o cinco semanas extendiéndose como cogollos en forma de racimos. Después todo será más lento, lo que no quiere decir que el proceso halla llegado al cúlmen. A partir de aquí hay que esperar a un proceso de crecimiento lento en el cual la marihuana alcanzará su nivel óptimo de floración: los pistilos estarán extendidos por todas las ramas y habrán pasado de su color blanquecino inicial a un marrón rojizo, pasando por el ámbar.

Para alcanzar este nivel óptimo en la floración (con grandes cogollos llenos de THC [3] ausentes de semillas) para obtener una “mariguana” excelente para fumar, es necesario que la planta esté a buen recaudo, alejada de posibles plantas macho fertilizadoras. Si la planta es fertilizada y comienza a formar semillas, ya no destinará su energía a lo que nos interesa, a sintetizar THC. También tenemos quen tener especial cuidado para detectar el momento de la cosecha [4], pues no basta con esperar a que la planta de “mariguana” florezca completamente ya que podemos llegar a un punto de floración excesivo en el que el THC ha empezado ha degradarse. ¿Y cuándo sucede esto? Para saberlo hablaremos de los tricomas [5]. Los tricomas son unas pequeñas partes, a modo de vellosidades terminadas en punta de bolita, que van cubriendo el cogollo de mariguana conforme éste va madurando durante la floración. Al principio son transparentes y se van haciendo blanquecinos conforme avanza la floración. Cuando observemos que la capa de tricomas es densa y blanca y que se han secado los pistilos (quedando marrones) la planta ha llegado al cúlmen de la floración y es el momento de cosecharla. No tenemos que dejar que los tricomas se vuelvan de color ámbar por que ésto nos indicaría que el punto óptimo de floración ha pasado y el THC habría comenzado a degradarse.

burbuja-de-thc [6]flor-de-marihuana-con-multiples-tricomas [7]

Be Sociable, Share!
  • [8]
  • [9]
  • [10]
  • [11]